Grinberg Method
Avanzando hacia tus deseos
 
Buscar un Practicante...

Busca un practicante cualificado en tu zona

BUSCAR >
 

Proceso Individual

El Método Grinberg ofrece dos tipos de procesos individuales: un proceso de aprendizaje enfocado en el desarrollo personal y un proceso de recuperación en el que el aprendizaje se centra en tratar condiciones físicas agudas y recurrentes. Ambos tipos de procesos se componen de una serie de sesiones de una hora en las que el cliente se encuentra de manera regular con un practicante cualificado.

Durante la sesión, el practicante puede escoger entre más de 200 técnicas de tacto, incorporando la respiración, movimiento, instrucciones verbales y herramientas de descripción para ajustarse a cada cliente de manera individual.

Proceso de Aprendizaje

En un principio, aprenderás las lecciones básicas de soltar esfuerzo muscular, de conocer diferentes posibilidades de respiración y de aquietar la mente, entre otras. Esto nos llevará a aumentar la capacidad de prestar atención a través del cuerpo, notando y permitiendo sensaciones físicas que no eran obvias previamente.

Enseñando a soltar el esfuerzo
innecesario en una pierna     

A medida que el proceso avanza, profundizarás y aprenderás a incorporar a tu experiencia física las emociones, pensamientos, sensaciones y la historia de vida que son aspectos fundamentales de aquello que deberías parar. El practicante adaptará el ritmo, la profundidad y la intensidad del trabajo a cada cliente.

Llega un momento en el proceso en el que puedes recrear, por elección y de manera activa -utilizando un nivel alto de energía y atención-, lo que previamente sucedía de manera automática como una rutina. Entonces, también será posible para ti, pararlo de forma voluntaria.

La mejor manera de parar es hacerlo en la vida diaria. Puede hacerse o bien alterando la situación o bien siendo capaz de parar, incluso antes de empezar, la forma automática como te relacionas con la situación.

Siempre que paramos una rutina tenemos la oportunidad de encontrarnos con algo nuevo; diferentes opciones y posibilidades se hacen asequibles.

Liberamos la energía que utilizábamos para mantener ese hábito y podemos escoger ahora hacia dónde dirigirla.

La intención general de un proceso es que apliques en la vida las habilidades que has aprendido y practicado durante las sesiones.

Los efectos derivados de haber escogido no continuar haciendo una rutina pueden experimentarse a muchos niveles: una mayor agilidad y fisicalidad,  una mayor variedad en las emociones, una mayor precisión y determinación en tus acciones y un aumento en la claridad y apertura mental, entre otras.Nuestro cuerpo puede entonces encontrar una mayor sensación de equilibrio, salud y libertad.

El punto de partida de un proceso de aprendizaje puede ser una condición física tal como trastornos digestivos, dolores de cabeza, dificultades en la respiración, etc. Otros focos de trabajo pueden ser  la dificultad para permitir y expresar ciertas emociones, la indecisión, los problemas con la gestión del tiempo o cualquier otra experiencia que le resta valor a tu vida. Si se trata de un deseo que te gustaría hacer real, puede incluir cualquier tipo de proyecto, una cualidad que buscas o un talento que deseas potenciar.

Proceso de Recuperación

Un proceso de recuperación está indicado para personas que experimentan condiciones físicas agudas, personas que sufren condiciones severas recurrentes que alteran o afectan su vida y personas que han sufrido un trauma físico. También antes y después de una operación.

El proceso es una metodología específica dentro del Método Grinberg. Está basado en la suposición de que el cuerpo se sanará de manera óptima si se le dan las condiciones adecuadas. También supone que no somos conscientes y que necesitamos reaprender cómo crear estas condiciones, ya que habitualmente se dan las siguientes situaciones:

  • Intentamos no experimentar el miedo y el dolor que están implícitos en cualquier condición física persistente y severa o trauma repentino. Esto crea un esfuerzo extra y debilita aún más el cuerpo
  • Intentamos desconectarnos del cuerpo -especialmente de la zona que necesita curarse- a fin de evitar toda experiencia física
  • Experimentamos inquietud mental y una sensación general de intranquilidad al estar preocupados por la condición

El proceso de recuperación intenta conseguir las mejores condiciones para la curación natural del cuerpo. La intención del practicante es enseñar al cliente a:

  • Permitir el flujo del miedo
  • Parar las reacciones al dolor
  • Aquietar la mente
  • Enfocar la atención del cuerpo en la zona que más lo necesita

Todas estas lecciones se llevan a cabo de manera enfocada y concentrada para favorecer la intensidad con la que el cuerpo lucha por curarse. Desarrollado de forma paralela a cualquier otro tratamiento médico necesario, este tipo de proceso facilitará una mejor recuperación en un plazo de tiempo más corto.

Una vez el cliente ha superado una etapa crítica, es posible continuar con un proceso de aprendizaje.